21 de enero de 2015

No necesito nada de esto, o quizás sí.

Ya no recuerdo en qué estación de metro me perdí.
Hace tanto tiempo que no beso ciudades,
ni bares,
ni camas,
que diría que lo único que me hace creer que siguen ahí es mi fe ciega en volverme a encontrar.



No hay comentarios:

Publicar un comentario