5 de marzo de 2015

Tibidabo

A veces no necesito que nadie me abrace,
solo que escuchen,
las letras que nunca compuse yo,
pero que bien podría haberlo hecho.



No hay comentarios:

Publicar un comentario