7 de mayo de 2015

Policromía

Nadie te va a escribir como yo.

La primera vez que te vestí
poema
ni siquiera te lo creías.

No supiste leerte como yo lo hacía,
en voz alta,
y sin que me temblara el pulso
al sonarte melodía.

Nunca quise que fueras estación perpetua,
besos en la alameda,
pérdida constante.

No voy a ser nunca la rima que te acompañe,
bailo en prosa
y siempre desacompasada.

A nadie le gustan las rubias,
si no eres cerveza,
que desinhibe,
y vuela sin alas.

No te voy a contar nunca
como te pinté la primera vez
ni la última.

No he pisado suficientes orillas para hacerte mar,
ni ola.
El punto de rocío llega de forma natural,
como tu boca a mis caderas,
o mis andares a tus mejillas.
Soy la policromía de todos los errores de tu vida,
y a veces,
no quise ser,
solo estar,
en la ventana,
pero nunca sola.


No hay comentarios:

Publicar un comentario