3 de junio de 2015

Pintalabios

Nunca me pinto los labios de rojo.
Nunca me pinto los labios.
Nunca me pinto.
Yo.
Nunca.

Ojalá no te guste el maquillaje,
y sí las ojeras,
de las noches que pasan,
y no terminan hasta que.

A medias,
y luego me las quitas,
me muerdes la clavícula
y si quieres me dibujas.

Me coloreas la tripa,
con todas las veces que podía haber pasado,
y nunca pasó,
porque jamás te encontré,
y debíamos haberlo hecho.

Las noches que no sé lo que quiero,
te mastico hasta las pesadillas.
Si apareces,
te cuento todas las mentiras que nunca te diré.

Eres la misantropía de los días festivos,
y no hace falta que me entiendas,
pero Kafka apareció en tu vida,
después de verme disfrazada de escarabajo.

No me imagino a nadie mejor que yo,
besándote la mejilla,
y diciéndote lo mucho que habíamos tardado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario