Ya no me puedes salvar

Imagínate que no me has desgarrado por dentro,
que no has sangrado en mi pecho
y te has regocijado luego en mi eco
cuando ya no te hacía falta.



Y yo creí que podrías salvarme.

Comentarios

Entradas populares