21 de noviembre de 2017

Ser-ahí

Estoy y permanezco sin ser. 

Estoy arrojada
a un espacio
temporal
que no deja de ahogarme.

No me aprietes más.

Tengo miedo a no comprender,
a dejar de ver
a desmaterializarme.

Vuélvete luz en medio del bosque,
muere en mi boca
siémbranos en un jardín con rosas.

Auxilio.

Ya no grito
ni me rompo
sin recogerme los pedazos primero.

Estoy a punto de dejar de creer
quiero poder crear
y al fin desear querer ser.

Prométeme que algún día se acabará,
y que nos convertiremos,
otra vez,
en sonrisas que emanan de los libros más tristes de poesía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario