Ir al contenido principal

Entradas

Destacados

Caída libre

Todo huele a cenizas.

Tus ojos son mi precipicio favorito,
la caída libre perfecta
hasta tus entrañas.

Tienes mis labios apuntando a tu boca,
la voz quebrada
en un llanto inexorable.

Todo suena a roto. 

Mis dedos coloreando tu garganta,
deslizándose por cualquier curvatura,
abriendo espacios saturados.

Tengo las manías repletas de besos,
las ganas de dormir llenas de sueños,
el último día como el primero.

Todo está helado. 

Tus manos se entrelazan con mi espalda
el vértice modelo,
la cuadratura del círculo de los otros.

Tienes mis líneas preferidas,
las rectas,
tus constelaciones costales.

Todo es gris. 

Mis gritos son parte de la risa,
provócame despacio,
hazte luz.

Tengo el tiempo
proyectándose hacia el ahora,
acábame tú.

Todo sabe a tu lengua. 

Ya no importa si hay cenizas, añicos, frío o tonos grises porque todas las flores nacen en tu boca.


Entradas más recientes

A.

Ser-ahí

Girasoles

Ya no me puedes salvar

El pensamiento circular

Os juro que ya no me duele nada.

Implosionar.

Huracán.

Golondrinas